Un tercio del territorio de Suiza está cubierto por bosques y los suizos tienen un fuerte vínculo con su hermosa naturaleza. Desde hace muchos años existen bosquescuelas en Suiza donde los niños aprenden en la naturaleza con múltiples beneficios. Este modelo educativo se apoya en dos factores de éxito para la adquisición de las competencias establecidas en el currículo: la naturaleza como entorno de aprendizaje y la libertad del alumnado para explorar, investigar y experimentar.

Por ello hemos implementado este curso en el Colegio Suizo de Madrid un proyecto similar para nuestros alumnos de 1° a 4° de Primaria. Cada miércoles y viernes sale una clase al bosque cercano « Monte de Valdelatas » y convierte la naturaleza en su aula.

Realizamos todas las actividades al aire libre y con materiales naturales. No tenemos libros o juguetes, pero tenemos piedras, palos y la tierra para aprender alemán o hacer matemáticas. La naturaleza nos permite tocar, oler y ver y estos recuerdos perviven con mayor fortaleza. Los niños respiran aire fresco, corren, trepan, inventan juegos, aprenden y se relacionan al aire libre. Así desarrollan sus aptitudes y su sentido de pertenencia y de respeto a la naturaleza.