La Navidad y sus días previos son todo un acontecimiento en las ciudades y pueblos de Suiza. Las calles se inundan de mercadillos, luces y el olor de las galletas en el horno, mientras un precioso blanco de nieve cubre los tejados de los edificios.

Cualquier rincón de la geografía helvética parece sacado de un cuento o una postal, pero nosotros nos vamos a quedar con cinco sitios en los que sin duda “nos perderíamos” durante estas fiestas.

St. Moritz

Esta preciosa ciudad balneario se engalana aún más durante la Navidad y entre sus múltiples atracciones navideñas encontraremos varias pista de patinaje o iluminación allí donde mires.

 

Sin embargo, merece la pena descubrir los alrededores de St. Moritz  a bordo del Glacier Express, un tren de película que circula entre la localidad y el Paso Oberalp a través de la garganta del Rin.

Foto: Viajes y vacaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lugano

El lago Lugano baña las orillas de este encantador lugar, con un telón de fondo incomparable como son las montañas con sus cimas nevadas. Enormes árboles de Navidad adornan esquinas de Lugano, mientras la Piazza Manzoni se convierte en un pueblo navideño con cabañas alpinas suizas y un cientos de actividades relacionadas con el adviento.

Foto: Ticino.ch

Basilea

¿A quién no le gusta pasear bajo una avenida completamente iluminada mientras tomamos un chocolate caliente? Ya solo con esta posibilidad merece la pena pasar unas navidades en Basilea, pero la oferta para estas fechas de la ciudad del Rin es de las que enamoran para siempre.

Zermatt

No se puede hablar de Navidad sin hacerlo de Zermatt. Sin ruido, sin contaminación, con cientos de posibilidades de practicar deportes invernales y una decoración tradicional que nos atrapa desde el primer momento. Todo ello con el Matterhorn vigilándonos en todo momento.

Zúrich

Y, para terminar, cómo olvidarnos de Zúrich. Para muchos es la mejor ciudad del mundo para celebrar la Navidad. Podemos subirnos al tren de Santa Claus, escuchar los villancicos del ‘árbol cantante’ y degustar los manjares de cualquiera de sus famosas chocolaterías.

Foto: Züerich.com