Aunque desde los medios de comunicación llevaban varios días anunciando “la nevada del siglo” en la Comunidad de Madrid, lo cierto es que, hasta las calles no comenzaron a cubrirse con un espeso manto blanco, nadie imaginaba que podría llegar a ser de tal magnitud.

Filomena, que así se llama el temporal, ha causado innumerables problemas en toda la región, dejando a su paso árboles caídos, carreteras intransitables y que millones de ciudadanos no hayan podido desarrollar sus actividades cotidianas con normalidad.

La educación, cómo no, también se ha visto afectada. Los centros educativos, incluido el Colegio Suizo de Madrid, no podrán recibir alumnos hasta el lunes 18 de enero. Solo hay que ver cómo estaban los accesos al centro el 11 de enero, día que debían reanudarse las clases presenciales.

Eso sí, desde el primer momento nos pusimos manos a la obra y, gracias al espectacular trabajo del equipo de mantenimiento se comenzó a retirar la nieve para asegurar que el regreso sea con todas las garantías.

Hay que reconocer que las estampas que nos ha dejado son preciosas y difícilmente las volveremos a ver.

Sea como fuere, nuestro objetivo es vernos lo antes posible, así que seguimos en marcha, limpiando bien todo, para que sea muy pronto.