El sistema educativo suizo es, sin duda, uno de los mejores del mundo. Y el Colegio Suizo de Madrid representa el fiel reflejo de su plan de estudios en España, adaptado a la normativa de este país. Desde Prekindergarten hasta Gymnasium, el alumno tiene en el Colegio la oportunidad de obtener una formación integral basada en aspectos académicos, personales, sociales y culturales.

Pero, tras haber realizado su trabajo de madurez y aprendizaje, llega el momento de dar el salto a la universidad. Y en este sentido, Suiza es también uno de los lugares idóneos para cursar estudios superiores. En primer lugar, por algo tan obvio como lo que hace diferente al CSM de todos los demás: un entorno internacional, multicultural y plurilingüe en el que desarrollar aún más las capacidades cognitivas del estudiante.

Un reconocimiento que viene también desde fuera, ya que según el índice The World University Rankings, Suiza cuenta con 4 universidades entre las 100 mejores del mundo. Un porcentaje muy alto, teniendo en cuenta que el país centroeuropeo cuenta con 12 universidades públicas (las federales Eidgenössische Technische Hochschule Zürich ETHZ y École Polytechnique Fédérale de Lausanne EPFL) y las universidades de Basel, Bern, Fribourg, Genève, Lausanne, Luzern, Neuchâtel, St. Gallen, della Svizzera italiana y Zürich), 7 escuelas universitarias profesionales y 14 escuelas de Pedagogía.

Lo habitual es que los cursos se impartan en el idioma local, aunque el inglés es cada vez más utilizado en esta enseñanza superior. Sin embargo, ello no quita para que hablar la lengua (alemán, francés o italiano) oficial del centro al que se quiera acceder sea requisito indispensable para la admisión, realizándose pruebas para asegurarse de que los estudiantes tengan un buen nivel en el idioma en el que se impartirán las clases. El resto de condiciones de acceso varían dependiendo de cada institución, pero en general debe incluir la presentación de un título de madurez.

El coste de los estudios superiores en Suiza no es excesivamente caro, ya que el sistema educativo se financia casi por completo con fondos públicos. De todos modos, igual que sucede con el idioma o los requisitos de acceso, también el coste varía en función del cantón, la ciudad, el propio centro y los estudios a realizar.

El año académico en Suiza comienza, salvo en algunas excepciones, en septiembre. Se divide en dos semestres, comenzando el primero de ellos, el de otoño, a mediados del mencionado mes y prolongándose hasta finales de diciembre, mientras que el de primavera comienza en febrero (en torno al día 20) para concluir a principios de junio.

La duración total de los estudios para conseguir primer título académico se organiza según el sistema de Bolonia con el sistema de créditos ECTS. Después de un total de tres años de estudios se obtiene el nivel de Bachelor. El ciclo subsiguiente, para obtener el título de Master, dura de uno a dos años. Se trata de un requisito para la especialización posterior del Título de Doctorado.

Muchos de los alumnos del Colegio Suizo de Madrid prosiguen con sus estudios en alguna de estas universidades. Una opción idónea para lo más importante: seguir formándose toda la vida.